¿Qué son los controles de narcolemia?

Los controles de narcolemia son parte de una iniciativa que tiene como objetivo prevenir accidentes de tránsito causados por el consumo de estupefacientes y sus consecuencias en el comportamiento de los conductores.

Dichos controles nacen a raíz de un proyecto presentado por el  concejal Jorge Boasso y son una iniciativa inédita en la ciudad, pero que ha comenzado a implementarse gradualmente en diversas partes del mundo durante los últimos años.

¿A partir de cuándo comenzarán los controles de narcolemia?

Los controles comenzará el día 20 de enero a través de un período de prueba que durará 120 días y durante el cual no se cobrarán multas en caso de que los análisis den positivo.

¿Cuáles son las sustancias que están prohibidas para los conductores en Rosario?

A la hora de conducir cualquier tipo de vehículo, los conductores rosarinos no podrán ingerir anfetaminas, opiáceos, cannabis, cocaína, metanfetamina y metadona.

Sin embargo, y durante la primera etapa de los controles, solo se controlará y detectará el consumo de cocaína y marihuana.

¿Cómo serán las sanciones en caso de detección de consumo?

En caso de que sea probado el consumo de alguna de las sustancias en el análisis, se procederá a las siguientes sanciones sobre el conductor:

Durante el período de prueba

  • No habrá multa ni sanción económica
  • Se retirará el vehículo del conductor y deberá ir a buscarlo al corralón municipal

Una vez finalizado el período prueba

  • Habrá sanciones económicas que irán desde los 2800 a 9400 pesos
  • En caso de falta grave, el conductor correrá riesgo de perder su licencia (decisión que será tomada por un juez de faltas)

 

¿Cómo es el proceso de los controles de narcolemia?

Los controles se realizarán simultáneamente con los de alcoholemia y consistirán en obtener muestras a través de la saliva de los conductores.

Para el proceso, le será entregado al conductor un hisopo que deberá colocarse por debajo de la lengua y que prenderá una luz celeste una vez que haya absorbido la cantidad suficiente de saliva para poder efectuar el control.

El conductor será quien manipule el hisopo durante todo el control.

Inmediatamente después, el propio conductor colocará el hisopo dentro de un analizador que procesará los resultados y entregará un ticket con los mismos, que deberá ser firmado por el conductor como constancia.

El analizador también mostrará los resultados en una pantalla digital.

El proceso tiene una duración de 10 minutos y se realiza siempre con personal médico presente.

¿Hay confidencialidad en los controles?

La ordenanza establece la confidencialidad obligatoria tanto en los controles como en los resultados posteriores. Al respecto de dicha situación, el concejal Jorge Boasso (autor del proyecto), destacó:

Rosario/12
“Quedará estrictamente prohibida la remisión de la información obrante a cualquier otro organismo público o privado”.

Por otro lado, los conductores también recibirán el ofrecimiento por parte de la Municipalidad para acceder a un tratamiento médico y terapéutico en caso de querer tratar la adicción de forma voluntaria.