La ordenanza establece la confidencialidad obligatoria tanto en los controles como en los resultados posteriores. Al respecto de dicha situación, el concejal Jorge Boasso (autor del proyecto), destacó:

Rosario/12
“Quedará estrictamente prohibida la remisión de la información obrante a cualquier otro organismo público o privado”.

Por otro lado, los conductores también recibirán el ofrecimiento por parte de la Municipalidad para acceder a un tratamiento médico y terapéutico en caso de querer tratar la adicción de forma voluntaria.