Tomar un tema de actualidad, sumarle humor, hacerlo de manera gráfica y compartirlo en las redes sociales parece ser lo más cercano a la fórmula de la viralidad. Quienes lo tienen muy claro son los que hacen Eameo, un perfil social donde mezclan muy bien todos esos ingredientes.

¡Pará! ¿No sabés de qué estamos hablando? Seguí esta cuenta de Twitter @eameoOK o dale like a su página de Facebook acá abajo antes de seguir leyendo.

Al comenzar la charla con ellos nos sorprendió que detrás del proyecto haya más personas de las que pensábamos. “Somos 10 y estamos democráticamente organizados para no cumplir ninguna función. Hay algunos que estudiaron diseño, uno que es psicólogo, otro que es maestro mayor de obras y un par que estudiaron en la universidad de la calle pero deben materias.“.

¿Cómo se conocieron entre ustedes y como comenzaron a hacer Eameo?

—Todos participábamos en La Firma, un grupo de Facebook en el que se hacían juegos de palabras representados con fotos. De ahí nos conocemos y hace un año empezamos a hacer estas imágenes que hacemos ahora para divertirnos entre nosotros. Parece que prendió.

¿Qué herramientas usan para trabajar? ¿Cómo deciden cuáles son los temas a tocar en sus imágenes?

—Usamos cualquier programa para edición de fotos que tengamos a mano, pero la mayoría usa Photoshop. No tomamos decisiones grupales sobre los temas a tratar, cada uno hace lo que se le ocurre y no hay muchas reglas. En general, la repercusión de una foto está ligada al momento en que se publica y al tema sobre el que trata.

La viralidad es medio casual, es más fácil predecir un colapso financiero que la viralidad de una foto.

Muchas personas comparten sus publicaciones pensando que son imágenes reales. ¿Cuáles fueron los casos donde más sucedió?

—Hubo algunos. El afiche de campaña de Máximo Kirchner con los botones de la Playstation, la del tipo que vendía paraguas con la leyenda “Yo soy Nisman” el día de la marcha, la de Aníbal Fernández y Randazzo armando un porro en la playa, por mencionar algunas. La mayoría de las veces, la víctima de la confusión es algún periodista al que le dio paja chequear la fuente.

Existen perfiles tanto en Facebook como en Twitter que toman sus publicaciones y las comparten como propias sin citarlos. ¿Cómo manejan esta situación?

—Eso pasa muy seguido. Lo tomamos como lo que es: la consecuencia natural de que una imagen se viralice. Que te roben una idea que publicás en las redes sociales es algo así como una forma de reconocimiento. No hay nada que se pueda hacer para evitarlo así que tampoco hay mucho que manejar.

¿Cuál es el objetivo del proyecto? ¿Solo lo hacen por diversión o buscan generar ingresos en algún momento?

—El objetivo principal es divertirnos, generar ingresos está bien mientras no interfiera con eso.

—¿Recibieron comentarios de algún sector político por las publicaciones?

—Aníbal Fernández dijo en un programa de radio que le hacían mucha gracia las fotos que hacemos (enlace al recorte de audio), estamos esperando a ver qué dice la Dra. Carrió.